Impacto en el medio ambiente ante una mala gestión de residuos peligrosos

Los residuos se clasifican en residuos peligrosos y no peligrosos. Según su naturaleza o composición química se elige qué tipo de residuos son. Los residuos peligrosos, tal y como su nombre indica, crean daños en el medio ambiente y en la salud de las personas. Como especialistas en la gestión de este tipo de desechos, queremos explicarte sobre el impacto que produce en el medio ambiente.

Antes de hablar de estos daños, es importante poner sobre la mesa algunos de los residuos peligrosos que existen: los residuos corrosivos (que corroen las superficies con las que entran en contacto; los residuos explosivos (que pueden provocar explosiones, como la dinamita o la pólvora); y los inflamables (muy sensibles al calor y se prenden con facilidad).

También existen los residuos tóxicos, orgánicos o no orgánicos (que pueden ser venenosos para los animales, las plantas o las personas); los residuos radioactivos (como su nombre indica, emiten radiación); los residuos peligrosos por reactividad química (que pueden ser corrosivos o inflamables).

Para poder evitar estas consecuencias, cada residuo debe pasar por diferentes procesos. Estos desechos pueden ser incinerados, enterrados y, en el mejor de los casos, reciclados. Sobre todo, los residuos peligrosos no deben mezclarse con otros residuos peligrosos ni con residuos no peligrosos

Así pues, para un correcto manejo, es necesario ponerse en manos de especialistas, formados en este tipo de gestión y en los aspectos de seguridad requeridos. Además, estos profesionales cuentan con los materiales y las herramientas necesarias para poder manipular estos desechos, y tienen los conocimientos específicos en los protocolos de gestión de residuos no peligrosos.

Riesgos de no gestionar adecuadamente los residuos peligrosos

Como te hemos comentado, anteriormente, no gestionar de manera óptima los residuos peligrosos puede tener consecuencias muy negativas, tanto en la salud de las personas como la de nuestro ecosistema.

  1. Contaminación de aire: un cúmulo de residuos en un entorno provoca una descomposición lenta y una baja o inexistente presencia de oxígeno. La creación de gases contaminantes son los culpables, junto con otras causas, del cambio climático.

  2. Contaminación de agua: las sustancias pueden penetrar a la tierra y llegar al agua, o los ríos pueden arrastrar desechos que luego acabarán en el mar.

  3. Degradación de los suelos: la acumulación de desechos puede provocar una descompensación y alteración de propiedades físicas y químicas del suelo. A causa de estas sustancias y lo que provocan, la tierra pierde su fertilidad, su capacidad de aireación y retención de agua.

  4. Alteración del medio ambiente: todo nuestro ecosistema, si está en contacto con estas sustancias, se verá afectado.

En Leonardo llevamos desde el 1947 gestionando los residuos no peligrosos y la seguridad medioambiental. Por este motivo, si quieres ponerte en nuestras manos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¿Quieres recibir más información sobre nuestros servicios en gestión de residuos?
Sí, me encantaría
Rellene el formulario de registro y le enviaremos la información lo antes posible

Añadir nuevo comentario

Las pilas y las baterías son elementos que llevan con nosotros más de un siglo, y que todavía a día de hoy seguimos utilizando con asiduidad.
Los residuos se clasifican en residuos peligrosos y no peligrosos. Según su naturaleza o composición química se elige qué tipo de residuos son.
Este pasado abril, por fin, se aprobó la nueva Ley 7/2022.
Nuestra frenética vida ha hecho que necesitemos más cosas para poder ser feliz, y esto también se traduce en un gran aumento de los residuos que generamos.
El día 22 de abril es un día marcado en rojo en el calendario de todas las personas que vivimos en La Tierra.