Estudio de minimización de residuos peligrosos

gestión de residuos peligrosos.

Los residuos peligrosos han de ser gestionados correctamente para evitar problemas, tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente. Casi todas las empresas generan residuos peligrosos y deben cumplir la normativa para su correcto tratamiento. Para saber como hacerlo es fundamental contar con un buen asesoramiento medioambiental que, entre otras funciones, ayude a realizar el obligatorio Estudio de minimización de residuos peligrosos.

Este Estudio es el antiguo Plan de prevención y reducción de residuos peligrosos que ha pasado a denominarse Estudio de minimización de residuos peligrosos después de la publicación de la Ley 22/2011 de 28 de julio, de Residuos y suelos contaminados. Es una obligación para los productores de residuos peligrosos que superen la producción de 10.000 kilogramos al año.

El Estudio tiene como objetivos informar sobre la gestión de residuos peligrosos y conocer las medidas que realiza la empresa para la minimización de esos residuos. Además con su presentación la administración sabe que la empresa cumple con las obligaciones que conlleva la producción de residuos peligrosos.

¿Qué debe reflejar el estudio? En primer lugar debe recoger la descripción del proceso productivo y un análisis de donde se producen los residuos. Es decir, hay que realizar un diagnóstico ambiental de la empresa para obtener toda la información necesaria para conocer el tipo de residuo que se genera y en qué parte del proceso. Esa información es fundamental también para una buena gestión de residuos en Valencia.

Además, con esa información se realizará una valoración de la problemática generada por cada residuo y una selección de medidas a aplicar, tanto las encaminadas a evitar la producción de residuos o su reducción, como las que permiten la reutilización, reciclado o la valorización interna.

El siguiente paso es la redacción de un programa de aplicación de las medidas. En ese programa se deben establecer objetivos cuantificados de reducción de residuos y los plazos de implantación. También se deben detallar los mecanismos de evaluación y control del programa. Por último se elabora un documento de síntesis.

El Estudio de Minimización se elabora cada cuatro años y se presenta por cada centro de productos que supere los 10.000 kilogramos/ año, según la Ley 10/2000, de 12 de diciembre, de Residuos de la Comunitat Valenciana. ¿Dónde se presenta? Se puede presentar ante cualquier órgano administrativo de la Administración General del Estado, de las comunidades autónomas o de las administraciones locales. También se puede tramitar, con certificado electrónico, por internet.

Además de cumplir con la normativa, elaborar un Estudio de Minimización ofrece diversas ventajas para las empresas:

  • Mejora el control de los procesos productivos.
  • Reduce los costes del tratamiento y gestión de residuos.
  • Contribuye al ahorro energético.
  • Reduce la cantidad y la peligrosidad de los residuos generados.
  • Mejora la salubridad del entorno laboral.
  • Facilita el camino hacia la adopción de tecnologías limpias.
  • Reduce el impacto medioambiental de su empresa.
  • Mejora la imagen corporativa.

Realizar un Estudio de Minimización, esté obligado o no, es una buena opción para todas las empresas. Para ello es importante contar con un buen asesoramiento medioambiental que realice el Estudio y que además desarrolle un programa de gestión medioambiental y de gestión de residuos adecuado a las actividades y circunstancias de la empresa. Será un factor más para mejorar su competitividad.



Add new comment

¿Quieres aplicar acciones para que tu empresa sea más sostenible?
Las pilas y las baterías son elementos que llevan con nosotros más de un siglo, y que todavía a día de hoy seguimos utilizando con asiduidad.
Los residuos se clasifican en residuos peligrosos y no peligrosos. Según su naturaleza o composición química se elige qué tipo de residuos son.
Este pasado abril, por fin, se aprobó la nueva Ley 7/2022.
Nuestra frenética vida ha hecho que necesitemos más cosas para poder ser feliz, y esto también se traduce en un gran aumento de los residuos que generamos.